馃尫馃尯馃拹馃尠 No hay mayor cobarde que el que ama sin querer, que el que promete sin deber. 馃尫馃尯馃拹馃尠

¡Yo te vi llorar! Tu l谩grima, m铆a,
en tu pupila azul brillaba inquieta,
como la blanca gota de roc铆o
sobre el tallo delicado de la violeta.
¡Te vi re铆r! Y un f茅rtil mayo,
las rosas deshojadas por la brisa
no pudieron dibujar en su desmayo
la inefable expresi贸n de tu sonrisa.


As铆 como las nubes en el cielo
del sol reciben una luz tan bella,
que la noche no borra con su beso,
ni eclipsa con su luz la clara estrella.


Tu sonrisa transmite la fortuna
al alma triste, y tu mirada incierta,
deja una dulce claridad tan pura
que llega al coraz贸n despu茅s de muerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario